Exigimos ratificación del Convenio 190 de la OIT ¡NO MÁS VIOLENCIA Y ACOSO EN EL MUNDO LABORAL!

Marzo llega lleno de interrogantes, expectativas, miedos y aires de lucha social, la exposición de las demandas justas que nos mantiene unidos y fuertes como sociedad chilena desde hace más de 130 días, pese a la brutal represión registrada por parte del FFEE de Carabineros, donde bajo el mandato del Gobierno se ha sostenido una serie de constantes violaciones a los DDHH. En dicho contexto y como Directiva del Sindicato N°1 de Trabajadores de Minera Escondida, explicamos la necesidad y exigimos la ratificación del primer instrumento de carácter universal sobre Violencia y Acoso en el Mundo del Trabajo, el Convenio 190 de la Organización Internacional del Trabajo.

El trabajador y trabajadora debe tener garantizado que la función laboral diaria pueda desarrollarse en un ambiente de tranquilidad y respeto, en un clima laboral sano, que no incentive la generación de síntomas y efectos dañinos para su salud tanto física como mental. Lo anterior sin importar su estado contractual, procurando la destercerización laboral y trabajo de  honorarios sin beneficios contractuales al desarrollar la misma función ya sea de sector público o privado, con desarrollo en área urbana o rural, u otras características de segmentación tales como género, raza, edad o lugar de nacimiento.

El Convenio 190 de la OIT responde a la necesidad expuesta, erradicando la violencia y el acoso en el ámbito laboral, aclarando que estos comportamientos son inaceptables y que pueden terminar en una violación de los derechos humanos, significando una amenaza para la igualdad de oportunidades y el trabajo decente. Además busca facilitar un ambiente, relaciones, cultura y estructura laboral que beneficie a toda la sociedad, erradicando las causantes de las desigualdades sistemáticas que las mujeres han experimentado a lo largo de la historia en el mundo laboral.

Según transparentó la Dirección del Trabajo, en Chile las denuncias por acoso laboral subieron un 14%, pasando de 941 en 2018 a 1.069 en los primeros seis meses del 2019.

Como dirigentes de la minería declaramos con convicción que no existirá igualdad en nuestros espacios de desarrollo mientras la violencia de género no sea erradicada.

Invitamos a desarrollar y promover la igualdad de género como eje fundamental de nuestras organizaciones.

Tenemos que reconocer la importancia de una cultura del trabajo basada en la diversidad, respeto mutuo, equidad y la dignidad del ser humano para prevenir la violencia y el acoso. Acabar con estas prácticas en el mundo laboral requiere del compromiso de todos los actores de la sociedad.

Son tiempos críticos en el país, para poder impulsar reales cambios en el mundo laboral, nuestras organizaciones deben organizarse y trabajar unidas para así presionar al estado y este de las garantías que tanto hombres, mujeres y disidencias se desempeñen de forma igualitaria en las diversas industrias que operan en el país.

La Directiva